Tu donación son las manos de la Providencia, las caritas de Dios, la caricia tierna sobre sus hijos amados