Donarse a uno mismo, es el alma misma del cristianismo. El amor de Dios manifestado en la compañía hacia el destino.